WHITTINGTON
Tés Negros

Cuenta la leyenda que el té negro nació por casualidad. A finales del siglo XVI un barco transportaba hacia Europa una ingente carga de té verde procedente de China. El viaje, más largo de lo previsto, hizo fermentar el té en las bodegas, siendo igualmente vendido y sumamente apreciado como novedad estimulante. Los tés negros están fermentados al 100?%. La infusión posee un color rojo ambarino-anaranjado más o menos intenso, aromas equilibrados y astringentes.